Pet clinic

Origen

El Alaskan Malamute (también llamado Malamute de Alaska) es un perro originario de la zona ártica, y una de las razas más antiguas dentro de los perros de trineo. Se trata de un perro con una apariencia potente, fuerte y con buena musculatura.

Aspecto

Existe una gama natural de tamaños y peso que van de 60-70 cm en la cruz, su altura ideal es de 63.5 cm para su labor principal, tirar cargas en la nieve, su peso 35-45 kg para los machos, aunque algunos ejemplares llegan a los 50 kg, y de 55-60 cm y 30-35 kg para las hembras.

Historia

El Alaskan Malamute era criado por una tribu de inuit llamada mahlemiut. El significado de la palabra mahle es desconocido, pero se sabe que miut significa "pueblo de". Por tanto se puede interpretar mahlemiut como pueblo de Mahle. Siguiendo la fonética inglesa, la dicción se transforma luego en Malamute.

Conducta

Se trata de un perro con orígenes muy antiguos, que ha sido poco modificado desde su procedencia del lobo. Eso no quiere decir que sea agresivo. Si bien su aspecto y altivez pueden impresionar al observador externo, se trata de un animal juguetón (cuando se le invita a ello), fiel a su amo y con un gran instinto protector con los niños.

Características:

  • Poderoso, de construcción sólida, pecho bien profundo y cuerpo fuerte y musculoso
  • Afectuoso, amigable y no es perro de un sólo amo. Es un compañero leal y abnegado, dispuesto al juego cuando se le anima.
  • MOVIMIENTO:

ALASKAN MALAMUTES

Estos perros eran famosos por su belleza y por sus características de fuerza y resistencia, que hacían de ellos óptimos elementos para el tiro. Eran, en general, más grandes y potentes que los demás perros nórdicos, con aspecto similar al lobo y grandes y suaves colas llevadas sobre el dorso. Testigos de la época cuentan que entre 1870 y 1880 aproximadamente, los caribúes, por razones inexplicables, cambiaron sus habituales recorridos migratorios quitándoles así a las tribus Malamute una importante fuente de sustento. En estas condiciones las familias ya no podían permitirse mantener grupos de perros formados por más de dos o tres ejemplares: testimonios de la época hablan de hombres, mujeres e incluso niños que ayudaban a sus perros a tirar de los trineos. Así que la población comenzó a disminuir y la misma suerte corrieron sus perros.